4 Consejos para escribir un buen encargo de traducción para una web de comercio electrónico

1/07/2020

En ocasiones me han preguntado qué extensión y qué nivel de detalle debe incluir un buen encargo de traducción para una web de comercio electrónico. Supongo que todo depende del nivel de exigencia de la empresa que realiza el encargo y de la persona que se encargue de redactarlo. En mi caso particular a mi siempre me gusta que el encargo de traducción contenga la mayor cantidad de información posible sobre la marca que va a ser traducida, de manera que el traductor pueda tomar sus decisiones lingüísticas con conocimiento de causa. ¡Ojo!, más información no implica escribir muchas páginas. En el caso de traducir web transaccionales este nivel de detalle es especialmente importante porque es habitual que sea un equipo de traductores los que ejecuten el trabajo y hay que ser coherentes en la traducción de los textos.   

A continuación enumero los puntos que, en base a mi experiencia, considero debe incluir un buen encargo de traducción para una web transaccional. 

1. Definir el Público Objetivo. ¿Cuál es el público objetivo de la web que va a ser traducida? El traductor debe poder imaginarse claramente al lector que va a leer sus textos. Debe saber siempre a quién le escribe y poder visualizarlo.  

2. Definir el Tono de Voz de la Marca. ¿Cuál es el tono de voz de la marca? El tono de voz expresa la personalidad, los valores y las creencias de una marca y debe ser siempre el mismo al margen del canal. Si una marca tiene un tono de voz bien delimitado ayudará a que el traductor sepa trasladar ese mismo tono a otro idioma. El tono de voz puede ser serio o divertido, formal o informal, etc. Por ejemplo, en español el traductor optará por el uso del o del usted según sea el tono de voz, una decisión muy importante que puede generar resultados muy diferentes.

3. Establecer Convenciones Lingüísticas para la Traducción de Nombres Propios, Colores, Materiales, Tallas y Unidades Métricas. Si la web contiene un catálogo de productos con distintas marcas hay que ser coherente y ceñirse siempre a la misma traducción para una misma marca. Por ejemplo, si hay un producto con el nombre propio Guerra de las Galaxias, debe utilizarse siempre dicha expresión en español y no alternar Guerra de las Galaxias con Star Wars. De lo contrario podría resultar confuso para el consumidor y contraproducente a la hora de buscar el producto en la web. Lo mismo sucede con los colores. ¿Qué pasa si los artículos de la web contienen colores no tan obvios como el verde, azul y el amarillo? ¿Qué pasa si el catálogo incluye colores menos convencionales como Sage Green o Teal? Mi recomendación es elaborar siempre un glosario con equivalencias desde un primer momento. De esa manera todos los traductores sabrán a qué atenerse. 

4. Elaborar una Tabla de Equivalencias Ortotipográficas. Mayúscula, minúscula, cursiva, negrita, comillas, apóstrofe, porcentajes, signos monetarios, comas, puntos, etc. El uso de signos ortotipográficos varía según la lengua. Por eso es importante determinar desde el principio cómo se van a traducir estos elementos ortotipográficos en la lengua meta y así evitar un uso equivocado. Por ejemplo, el signo monetario va en un lugar diferente dependiendo del idioma. En español este se coloca después de la cifra en cuestión y no antes, un error que nos encontramos con frecuencia en algunas webs transaccionales. Esta tabla puede servir como mero recordatorio para evitar errores frecuentes. 

¿Y tú qué retos te has encontrado a la hora de traducir una web transaccional? ¿Qué instrucciones echaste de menos en el encargo de traducción?

Si tienes algún comentario puedes usar la sección para comentarios que aparece a continuación. 

Sobre mi | Soy una todoterreno de la comunicación y del marketing internacional con amplia experiencia en traducción, localización, redacción y gestión de contenidos, entre otras cosas. Ayudo a organizaciones a comunicar sus marcas de forma eficaz en distintos idiomas y culturas. Si crees que hay algo en lo que pueda ayudarte no dudes en ponerte en contacto conmigo.

2 comentarios

Todo lo comentas es sumamente importante, pero quizás lo que más me haya llamado la atención es lo poco que se cuida el punto 4, la ortotipografía. Al prestar un 25% de atención menos a lo que tenemos en pantalla, se nos escapan algunas veces gazapos imperdonables, que para una persona sagaz, no pasan desapercibidos e influyen en nuestra reputación como marca. En cualquier caso tus recomendaciones de establecer normas y convenciones son fundamentales para evitar estas situaciones.
¡Gracias por un blog excelente!

¡Gracias por tu comentario! Desde luego, y muchas empresas pasan por alto la importancia de establecer convenciones desde el principio no sólo para garantizar la coherencia en la traducción sino porque si no hay convenciones después habrá un impacto muy negativo en la estrategia de SEO.

Deja una respuesta